Reptiles para principiantes


La belleza es tan subjetiva como bonitas son las serpientes. Tener un reptil en casa no debería ser nada raro ni especial. De hecho, la tortuga es uno de los animales de compañía más clásicos del reino animal (y es un reptil).

Si tu familia sigue siendo clásica en cuanto a animales de compañía se refiere y no pasan del perro – gato, tener un animal verde y con escamas paseando por el salón no les parecerá la opción más atractiva.

La importancia de un buen terrario

Antes de nada te recomendamos que, además de convencer a tu familia, te informes bien de lo que supone tener un reptil en casa. Tan importante es su alimentación como su hábitat, recuerda que la gran mayoría viven en terrarios.

Es vital destinar buena parte de nuestro presupuesto a comprar un buen terrario, suficientemente grande (recordemos que muchos reptiles crecen bastante) y con los elementos imprescindibles para que el animal viva a gusto.

Si eres principiante en esto de los reptiles, has de saber que hay animales más manejables que otros. No te recomendamos empezar por una gran serpiente o un camaleón. Tampoco será buena idea elegir una especie especialmente agresiva, venenosa o demasiado grande.

Si eres principiante: tortugas, lagartos y pequeñas serpientes

Puede ser una buena idea comenzar por una tortuga, un lagarto cornudo o una serpiente no venenosa de pequeño tamaño. Si estás pensando en cuidar un reptil, recuerda alguna de sus principales ventajas. Salvo que sea una especie que requiera cuidados especiales, mantenerlos suele ser considerablemente más barato que un mamífero.

Son animales salvajes, muy independientes, no requieren especial atención afectiva. Lo que para algunos puede ser una ventaja, para otros será una clara desventaja. Divertirse con un reptil no es tan fácil como jugar con un gato, sin embargo el mero hecho de observarlos se puede convertir en una rutina bonita y enigmática.

Acabar con la mala fama de los que tienen la sangre fría

Y cuidado con juntar en un mismo terrario a reptiles de diferentes especies o incluso de la misma si se da el caso de que son agresivos. Ojo también a la legislación de tu país, tu comunidad o incluso de tu comunidad de vecinos. Los reptiles siguen gozando de una imagen no demasiado encantadora en nuestra sociedad, solo tenemos que recordar la serie V, los reptilianos o el malo de Monstruos S.A.

Por eso desde InstaVets os animamos a que adoptéis un reptil y acabéis con la mala fama que tienen los de sangre fría.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *