Queridos hámsteres


Recuerdo la primera vez que quise adoptar un animal. Tenía claro que lo que quería era cuidar y querer a un hámster, pero mis padres tenían otros planes. Dijeron algo del estilo “no vamos a meter un ratón en casa”. Y su frase tenía dos importantes errores. El primero, utilizar el término “ratón” como algo despectivo. Y el segundo y no menos importante, el echo de creer que un hámster no difiere demasiado de un ratón común.

Los hámsteres son una subfamilia de roedores. Estos pequeños mamíferos peludos, a menudo glotones y activos por igual, pertenecen a una importante familia con más de 19 especies diferentes.

En InstaVets somos de la idea “no hay raza mejor que otra”, ni raza más bonita o más importante. Cuando cuidamos a un animal lo hacemos por algo más que su apariencia. No obstante, las razas están ahí y todos tenemos nuestras preferencias. Los hámsters no iban a ser una excepción.

Del común, al chino o al ruso.

Si tuviéramos que quedarnos con las 5 razas de hámster más conocidas sin duda diríamos: común, chino, ruso, campbell y roborowski. El común es, como su propio nombre indica, el que más nos encontramos. Puede ser de muchos colores y alcanzar un tamaño más que considerable. Pero si lo que realmente quieres es un amigo pequeñito, seguramente te interese el roborowski, el más pequeño e hiperactivo de todos.

Antes de adoptar un animal tienes que tener muy claro que realmente es lo que quieres. Siempre lo decimos, tener cualquier tipo de animal (independientemente de la especie) es una gran responsabilidad. Y pese a que darle la mejor vida posible es algo que creemos de sentido común, solo tenemos que leer los periódicos para darnos cuenta de que muchas personas no lo tienen tan presente.

Bien, ya tienes a tu hámster en casa. ¿Ahora qué? Además de las necesidades básicas como buena comida, agua fresca y limpieza de jaula, creemos que una de las cosas más divertidas de tener un hámster en casa es la jaula.

Hay jaulas de hámster que son verdaderos parques de atracciones.

Una jaula adecuada hará feliz a tu hámster. Hay verdaderos parques de atracciones con ruedas y tubos infinitos. Algunos hámsters tienden a estresarse si no pueden gastar energía fácilmente. Además de dormir (recuerda que algunos hibernan) les encanta trepar y correr como si no hubiera un mañana. Por tanto, una buena jaula con ventilación adecuada, distracciones adecuadas y situada en el sitio correcto puede hacer que tu hámster sea el más feliz del vecindario.

Queremos acabar con un par de recomendaciones. Cuidado con juntar a varios hámsteres en una misma jaula. Pese a que algunos pueden vivir en pareja, son animales muy territoriales que en su caso pueden pelear hasta la muerte. Antes de experimentar en convivencia pregunta a tu veterinario o en la tienda de mascotas.

Recuerda que la esperanza de vida de un hámster ronda los 3 años. Así que ¡dale los 3 mejores años posibles! y disfruta con uno de los animales más graciosos que puedes tener.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *