La importancia de elegir un buen arenero para tu gato


Hemos hablado de la alimentación, del ejercicio y hasta de los cuidados que requiere el pelo de un felino. En el blog de InstaVets invertimos letras y letras en que comprendas mejor a tu mascota y que en último término tu vida junto a ella sea lo más bonita posible.

De entre todas las muchas cosas de las que podemos hablar dentro del universo gatuno, hay una especialmente importante y también especialmente poco atractiva: los areneros. Tu gato, como buen ser vivo, come, bebe, juega (si lo dejas se reproduce) y también va al baño.

Los gatos suelen entender a la primera que arenero es igual a retrete.

Los gatos son animales de costumbres que no tienen especial problema en identificar donde deben hacer sus necesidades, no obstante si acabamos de adoptar un gatito siempre debemos asegurarnos de que tiene un arenero accesible. Lo normal es que en sus primeros días de vida entienda donde tiene que hacer sus necesidades, así que salvo alguna situación excepcional (que en su caso deberías solucionar con tu veterinario), el gato entenderá que arena es igual a retrete. ¿Qué es lo básico que tienes que comprar? Arenero, arena y paleta. Como imaginaréis las posibilidades son unas cuantas a la hora de comprar cada uno de estos tres elementos.

El arenero puede ser un problema si tu casa no es muy grande. Algunas personas suelen tener un lugar apartado para situarlo. Evidentemente siempre será mejor situarlo en una terraza cubierta o el cuarto de la lavadora que encima de la alfombra del salón.

Independientemente del lugar, es importante el tamaño. Si tu casa no es un palacio, será fundamental que el arenero no ocupe más de 3 baldosas. También debes tener en cuenta el tamaño de tu gato (recuerda que con el paso de los años les da por crecer…) así que el arenero ha de ser lo suficientemente grande como para que el felino haga sus necesidades sin problema. En cuanto a las formas… en el mercado hay varias que pueden solucionarnos un poco la vida a la hora de situarlo.

Los areneros cubiertos ganan terreno a los recipientes sin tapa.

Si nos vamos a lo más clásico, optaremos por un arenero tipo recipiente sin tapa. Los areneros cubiertos cada vez ganan más terreno a los anteriores por una cuestión obvia: el olor. Salvo que tengamos jardín o un espacio muy específico para nuestra mascota un arenero cubierto siempre será mejor opción. Este tipo de areneros pueden incluir o no puerta y también suelen ir acompañados de un filtro de carbón que, situado en el respiradero, evita los malos olores (recordemos que hay que cambiarlo cada cierto tiempo). Si lo tuyo es la innovación, ojo a los nuevos areneros automáticos o autolavables, más caros pero también infinitamente más cómodos (algunos parecen naves espaciales).

Existen arenas ecológicas a base de virutas de pino.

La arena es otro mundo. Encontramos desde la clásica “sepiolita”, arena de color amarronado poco densa y muy porosa hasta la que está hecha de sílice, más absorbente y más fácil de limpiar o las ecológicas a base de virutas de pino. La elección depende de lo que te quieras gastar cada mes, evidentemente la sepiolita es la que más mancha, la que menos absorbe el olor y la más difícil de limpiar pero también es la más barata.

Recuerda que si te vas de viaje, en el mercado puedes encontrar areneros de cartón reciclables y muy fáciles de transportar.

Desde InstaVets te recomendamos que, a la hora de elegir cualquier objeto para tu gato, te lo pienses dos veces, analices bien el mercado y acabes comprando el producto con mejor relación calidad-precio.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *