Hablemos de transportines


Ya sabes que para que tu mascota vaya al veterinario no hace falta salir de casa. Que existe InstaVets y que solo tienes que llamarnos para que atendamos a tu animal en tu propio hogar reduciendo su estrés y haciendo tu vida más fácil.

Pese a todo, en algún momento tu gato tendrá que salir de casa ¿no? Por mucho que en ocasiones nos cueste, en vacaciones es habitual tener que llevárnoslos de hotel (cada vez más admiten mascotas), dejarlos en casa de nuestros padres o en casa de un amigo de confianza.

Los aspectos a tener más en cuenta son: peso, seguridad y tamaño.

En general el transportín no es un elemento que se utilice demasiado, sin embargo, nos parece importantísimo que sea de buena calidad. Ten en cuenta que cada vez que lo uses, tu mascota estará asustada y tú tendrás que mantener la calma.

Hay muchos tipos de transportines. Desde nuestro punto de vista los aspectos a tener más en cuenta son el peso, la seguridad y el tamaño. Lo del peso va por ti. Caminar a pleno sol con un transportín pesado puede ser un verdadero suplicio. Actualmente hay transportines que tienen ruedas o forma de “bolso” mucho más cómodos que el clásico con asa.

Nuestra mayor preocupación es que el animal se escape.

La seguridad. Al final nuestra mayor preocupación es que el animal acabe por escaparse. Hay transportines de plástico rígido con cerraduras seguras que harán prácticamente imposible la fuga del animal.

En este sentido, también son importantes las aperturas. Por mucho que introduzcas sus juguetes, su manta favorita o algunas gominolas, tu animal de compañía tendrá asociado el transportín a experiencias no demasiado divertidas. Los transportines que tienen además de la clásica puerta delantera una apertura superior nos facilitan la vida a la hora de introducir al animal en cuestión.

El tamaño. Es evidente, si nuestra mascota va apretada dentro del transportín, además de estar asustada, estará mal a gusto. Es importante que sea lo suficientemente grande y que en su caso incluya un pequeño bebedero o comedero si el trayecto va a ser medio o largo.

La peor idea es llevar al perro suelto en el coche.

En cuanto a transporte no solo es importante hablar del clásico transportín para gatos. Si tienes perro y viajas con él en coche sabrás de lo que hablamos. Cinturones de seguridad, rejas, protectores de asientos y maletero… son muchos los accesorios importantes a la hora de que tu perro viaje seguro.

Sin duda la peor idea es llevar al perro suelto en el coche. La DGT da una serie de recomendaciones. La combinación de transportín o jaula con rejilla divisoria parece la mejor idea para que en caso de accidente ni los ocupantes del vehículo ni el propio animal sufra daños.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *