Evita que tu mascota sufra un golpe de calor


Dejamos atrás el frío del invierno y abrazamos poco a poco el verano y los rayos del sol. Nuestras mascotas, pese a que no se pueden poner morenas, también disfrutan tumbados mientras les calienta el astro rey.

Pero como sabes, el calor también tiene sus problemas. A perros y gatos les afecta especialmente y hay que tener sumo cuidado con los temidos golpes de calor. Recordemos que es una de las causas de muerte súbita en animales.

¿Cómo debemos actuar en caso de golpe de calor?

¿Por qué se produce el golpe de calor? ¿Cómo podemos prevenirlo? ¿Cómo podemos saber si a nuestra mascota le está dando un golpe de calor? Y aún más importante ¿Cómo debemos actuar?

Entre otros mecanismos, los humanos sudan para bajar la temperatura del cuerpo. Sin embargo perros y gatos no corren tanta suerte y son menos eficientes para termorregularse ya que solo disponen del jadeo o el sudor por las almohadillas de sus patas.

Recuerda, con altas temperaturas hay que tener especial cuidado en las siguientes situaciones, ya que pueden desencadenar un golpe de calor:

  • Quedarse en un coche con altas temperaturas (apenas varios minutos pueden ser letales para ellos)
  • Hacer ejercicio en horas de calor
  • No poder acceder a la sombra estando en el exterior (cuidado con los perros atados)

El tipo y las características del animal también son condiciones definitorias. Hay animales que están más predispuestos a sufrir un golpe de calor que otros:

  • Perros  con problemas de obesidad
  • Animales oscuros
  • Animales muy jóvenes o geriátricos
  • Braquicéfalos (boxers, bulldogs, shitzus…)
  • Animales con otras enfermedades (problemas cardiovasculares, renales, respiratorios…)

Los principales síntomas que observamos en un animal cuando le da un golpe de calor son respiración muy rápida y ajetreada, aumento de la frecuencia cardiaca, saliva muy espesa, debilidad general… dichos síntomas podrían desencadenar diferentes fallos orgánicos y producir la muerte del animal en apenas minutos.

Podemos disminuir su temperatura corporal con toallas húmedas

Si vemos que nuestro animal sufre alguno de estos síntomas lo mejor es que lo llevemos lo más rápido posible a nuestro veterinario habitual (o llamemos a InstaVets). Durante el trayecto o la espera podemos tratar de disminuir su temperatura corporal colocándole toallas húmedas en la zona del cuello y cabeza (cuidado con envolverles enteros ya que les podría dar una hipotermia), ponerles hielo en la nariz, ingles y axilas. También podemos poner el aire acondicionado para bajar la temperatura ambiente, humedecerles el hocico o dejarles que beban, pero no demasiado.

Para evitar el golpe de calor recomendamos que se saque a pasear a las mascotas a primera y última hora del día, que tengan siempre acceso a agua fresca, lugares bien ventilados o con acceso a sombra si están en el exterior, y sobretodo tener mucho cuidado con el ejercicio en horas de calor, a ser posible que hagan poco, controlado y siempre a primera y última hora del día.

Ya sabes, deja que tus mascotas disfruten del sol pero siempre con cierta precaución y siguiendo algunas de estas recomendaciones. Tienes la responsabilidad de que tu animal de compañía disfrute del verano sin peligro.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *